Os días afogados

 

*Domingo 3 sept, 21:30: presentación y coloquio a cargo de Luís Avilés

 

Mediante los registros actuales de las aldeas inundadas, acompañados del vecino que filmó buena parte de estas imágenes, asistimos a un relato oral de la memoria del lugar que complementa lo de las otras filmaciones. El hogar, donde estaba esa chimenea ante la que uno se sentaba a leer, ya no es más que un muro que asoma por entre el barro y unas silvas. Lo que capta la cámara es eso, nada más. Lo que se cuenta es otra historia, y ahí nace la evocación, como la del barbero que en Shoah (Claude Lanzmann, 1985) es capaz de crear una viva imagen del terror sin mostrarlo. Es en esta importantísima cuestión cinematográfica, en el contraste y equilibrio entre lo evocado y lo representado, donde Os días afogados encuentra su corazón y se convierte en un gran filme. - Victor Paz Morandeira, A Quarta Parede.

Top

Esta web utiliza cookies para su funcionamiento Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar